Música en la prosa

5

octubre 25, 2013 por delaberintos

Muñoz Molina ha leído recientemente a Thomas Bernhardt y, en el artículo en que explicaba las consecuencias de ese encuentro, hace una comparación entre su prosa y la música. Haré un breve inciso para reconocer que, en contra de lo que dije en un post anterior respecto de la autoficción, los Relatos autobiográficos del austriaco me encantaron. Por una de esas casualidades, por llamarlas de algún modo, que se producen al leer, al poco rato he retomado la novela que tengo entre manos, Desgracia, de Coetzee, y me he topado con un capítulo en el que el protagonista, David Lurie, trata de escribir una ópera sobre Byron y una de sus amantes, Teresa. A lo largo de las página, imagina como sonaría la voz de cada uno de ellos traducida a lenguaje musical. Muñecas rusas dentro de otras muñecas rusas.

Imagen

Tal vez parezca increíble, pero hasta hace poco tiempo no había descubierto la relación entre música y escritura. Y no me refiero solo como temática narrativa. Con la poesía, donde se fuerza la capacidad evocadora de la palabra a un nivel sensual, resulta mucho más obvio, pero no era consciente de que la prosa, a pesar de quedarse sobre el papel y no ser ejecutada por ningún instrumento, también tiene una musicalidad que se acaba transformando en una suerte de tonalidad que resuena dentro de nuestra cabeza: la “voz” del narrador. Al fin y al cabo, transformamos las palabras que leemos en los sonidos que producirían en el mundo exterior, los que empleamos al hablar o al declamar un texto, solo porque se quedan en el espacio interno de nuestra mente no quiere decir que no “suenen”. Tal vez la narración oral ha quedado tan asentada en nosotros como especie que seamos incapaces de no “oír” las historias que leemos. Las elipsis, los párrafos, los cambios de capítulo, no dejan de ser silencios que atraviesan la obra y la dotan de ritmo. La longitud de las frases, la sonoridad de un término concreto, las aliteraciones, las onomatopeyas, la música está en todas partes pero solo se genera cuando interaccionamos con el texto. Si alguien no me cree, que lea el principio de Lolita o la prosa sincopada de Rayuela, a ritmo de jazz. Leamos, escuchemos la música.

Anuncios

5 pensamientos en “Música en la prosa

  1. Juntalibros dice:

    Hola, ¿cómo haces para resaltar las etiquetas en la parte derecha de tu blog? Gracias

  2. Carla dice:

    Hola mi nombre es Carla me gustaria saber si has indagado mas a sobre la relacion que planteas entre musica y literatura estoy muy interesada en el tema trabajo en ello. Saludos.

    • delaberintos dice:

      Hola, Carla. Qué apasionante el tema sobre el que trabajas. No he explorado mucho más allá, pero puedo darte dos referencias de libros de ficción en los que la música tiene gran relevancia: “Una música constante”, de Vikram Seth, y “Nocturnos, cinco historias de música y crepúsculo”, de Kazuo Ishiguro. Si tienes algún blog en el que expliques tus investigaciones estaría encantada de visitarlo. Espero haberte ayudado. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Goodreads

Estadísticas del blog

  • 4,345 hits
Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

refinería literaria

Diario de un book doctor en español

AYUDANTE DE VILNIUS

La obra de Vila-Matas es en gran parte conceptual, y puede crear adicción. Su reputación de autor de culto crece con cada nuevo libro. NEW YORK TIMES

A %d blogueros les gusta esto: