Cabo San Roque: un circo freak de sonoridades

2

marzo 25, 2015 por delaberintos

El fin de semana fuimos a ver al Centro de Arte Santa Mónica una exposición que nos habían recomendado unos amigos. Lo cierto es que yo iba con muy pocas expectativas, la cosa iba de Cabo San Roque, un grupo de música del que me sonaba el nombre y poco más. ¿Y qué podía esperarse de una exposición de un grupo de música? ¿Carteles?, ¿LPs?,  ¿fotografías? Así de escéptica llegué al segundo piso del edificio al final de las Ramblas.

safe_image.php

En el pasillo que inauguraba la exposición sonreí con cinismo al ver confirmarse mis sospechas: paneles con mucha letra y fotografías. Ahí empezó el desconcierto. Las fotografías no eran ni mucho menos de los integrantes del grupo ni de ningún concierto, sino, digámoslo así, de sus “criaturas”. Ante mi tenía un montón de imágenes de engendros creados con todo tipo de materiales reciclados a los que sus amos no solo daban nombre sino también registro de patente. La propuesta empezaba a ser algo más interesante pero seguía sin convencerme: unos raritos que dicen hacer música, unos performers más. La cosa no mejoró con el manifiesto de la Cobla Patafísica, cuyos autores emparentaban nada menos que con el Oulipo, el grupo francés de experimentación literaria de los años 60. Pretencioso y sin sentido, me dije, aún más pretenciosa.

CaboSanRoque-La-Cobla-Patafisica31

Todo cambió al atravesar las puertas que daban paso al teatro. Allí, en una semioscuridad revestida de cortinones de terciopelo rojo, iban iluminándose una a una todas aquellas criaturas a las que habíamos conocido previamente en las fotografías, pero ahora el término “criaturas” revestía todo su significado pues realmente habían cobrado vida ante nuestros ojos. Un mecánico circo freak de sonoridades donde ollas, cintas métricas, bidones, sartenes, conchas marinas, máquinas de escribir, tenedores, peines, brazos de muñecas de plástico se movían de forma sincronizada para producir los sonidos más inesperados en un dialogo inteligible con el resto de ingenios industriales. Busqué en mi imaginario aquellas reminiscencias que me permitieran poner en palabras la magia ante la que me hallaba y encontré ecos de Fantasía, de los hermanos Oligor, de Pascal Comelade, de le Luthiers, mientras paseaba embobada entre los artefactos que producían aquella música desconcertante, preguntándome quién demonios eran aquellos locos de Cabo San Roque capaces de dedicar su tiempo a un proyecto tan inverosímil como absolutamente fascinante.

No sé si alguna vez llegaré a verlos en concierto, pero dudo de que la experiencia sea comparable ya que tengo la impresión de que la presencia humana debe restarle encanto. Solo así, en la soledad de un cuarto en penumbra, cuando nadie parece estar mirando, es cuando los objetos cobran vida. Todos los niños lo saben.

Anuncios

2 pensamientos en “Cabo San Roque: un circo freak de sonoridades

  1. roger dice:

    Hola,

    Soy Roger, de CaboSanRoque.

    Ahí van un par de puntualizaciones al post de CaboSanRoque…
    Me ha parecido entender que tu blog es de literatura, y me ha parecido entender que la exposición o al menos la mitad de la exposición te pareció “fascinante”. Muchas gracias.

    En la exposición no hay ningún “manifiesto”, supongo que te refieres a las “99 notas preparatorias para La cobla patafísica” obra de Pablo Martín Sánchez, único miembro español de Oulipo en la actualidad y Auditor del Colegio de Patafísica de París, amigo personal (ese es el parentesco). Él ha escrito esta obra para la exposición con absoluta libertad en el encargo y no acabo de entender que la encuentres pretenciosa puesto que es de arriba a abajo un juego (anagramas de cabosanroque como ¿a que no cobras? o asco banquero creo que están a años luz de la pretensión) . Si vamos al “sin sentido”, pues…supongo que tu cultura literaria te permitirá estar de acuerdo en que corrientes como la patafísica, el surrealismo o dadá atentan directamente contra “El sentido”, y esto es lo que intentamos hacer contínuamente con nuestro trabajo.

    Creo que tu post habla mucho de tus prejuicios hacia disciplinas que me parece entender que no dominas y prejuicios hacia las que dominas.
    Las referencias que aportas a tu experiencia son válidas en tanto que la exposición busca ese cara a cara entre el espectador y las máquinas y cada uno acaba buscando en su baúl de referencias, pero creo que si vieras las referencias musicales que pones con los ojos de un músico, empezarías a “sonreir con cinismo”, “fantasía?, pascal comelade? les luthiers?”. (y…¿Harry Partch?¿Luigi Russolo?¿Hermanos Baschet?¿Cardiff & bures miller? ¿Heiner Goebbels?).

    Por último, te invitaría a que pasaras un día de los conciertos programados en la misma sala donde están todas las máquinas, puesto que es una experiencia diferente a la de la exposición, de la que de momento no se ha ido nadie decepcionado, más bien lo contrario.

    Siento haberme colado en tu blog, y espero no tomes a mal mis apuntes. Me parece que en tu texto queda patente que la pretensión la traes tú de casa con tus prejuicios, ya que recrear el sonido de unas ranas con unas latas y unos peines, creo que es un trabajo más bien humilde que pretencioso, y bueno, espero que la interlocución sea uno de los objetivos de tu blog, nada más lejos de mi intención que ofender. Espero haber explicado mi punto de vista, dentro de las limitaciones alfabéticas que me definen como músico y hombre de taller.

    Un saludo afectuoso y muchas gracias por visitar la exposición.

    • delaberintos dice:

      Hola, Roger

      Por tus palabras de reproche veo que no he sabido transmitir la ironía que pretendía al iniciar el post con ese enfoque “prejuicioso” del que hablas, ya que tan solo buscaba generar contraste con la fascinación que sentí en cuanto me adentré en vuestro universo sonoro. Es cierto que fui a ver la exposición sin ningún tipo de expectativa, más por desconocimiento que por prejuicio, pues créeme si te digo que me encanta entrar en contacto con otras disciplinas y, si puede ser, cuanto más libre de ideas preconcebidas mejor. Evidentemente, las referencias a las que aludo provienen de mi subjetividad y seguramente haya otras muchas más autorizadas como las que tú citas, pero en ningún caso el post pretendía ser un análisis concienzudo de vuestra obra. En cuanto a los conciertos seguro que valen mucho la pena y no pretendía desanimar a nadie a ir (ni a mi misma), es solo que la impresión que me llevé fue tan grata que no quiero arriesgarme a contaminarla. Si al menos el blog ha servido para poder intercambiar impresiones contigo, ya ha llegado más lejos que lo que pretendía. Un saludo y gracias por haberle dedicado atención a mi blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Goodreads

Estadísticas del blog

  • 4,205 hits
Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

refinería literaria

Diario de un book doctor en español

AYUDANTE DE VILNIUS

La obra de Vila-Matas es en gran parte conceptual, y puede crear adicción. Su reputación de autor de culto crece con cada nuevo libro. NEW YORK TIMES

A %d blogueros les gusta esto: